Para hacer más sencilla la navegación hemos organizado el menú en éstas grandes categorías.

Creando momentos Pura Vida

Relaciones

11 claves para tener un ambiente de trabajo sano y feliz

09 de May 2019

Todos hemos tenido un trabajo en el que una persona hace que la vida de todos sea insoportable. Puede ser esa compañera que se cuchichea con otra a nuestras espaldas, los que siempre tienen frío cuando todos tienen calor o los que fingen ser amigos para después inventar historias. Y por más que queramos, es imposible encontrar un lugar donde no haya al menos uno de estos tipos de personas.

Esto a veces hace que el ambiente de trabajo se vuelva pesado. Pero así como hace falta poco para tener un ambiente laboral de horror, hay algunas acciones fáciles que podemos poner en práctica para estar más felices en el trabajo.

 

ambiente de trabajo

 

Póngase la camiseta de su empresa

No de forma literal. Comprometerse con el trabajo evita muchos de los problemas que puedan tener en una oficina. Si Pedro no hizo su parte del trabajo, atrasa el cronograma de Juan y termina por desesperar a Luis, su jefe.

Todo esto se puede evitar si cada persona hace su trabajo de forma concienzuda, práctica e innovadora. ¡Y sáquese de la cabeza el “es que eso a mí no me toca”  (doble puntaje si lo leyó con la voz de Farrah Fauces de Caras Vemos corazones no sabemos) Claro, tampoco se trata de hacer el trabajo de los demás. Pero si la compañera de recepción no está, nada nos cuesta preguntarle a las personas que están esperando qué necesitan; por ejemplo.

 

Olvídese del “teléfono chocho”

La mala comunicación es otra de las cosas que provoca roces en el ambiente laboral. Una de las mejores formas de evitar malentendidos es dejarlo todo por escrito. Luego de una reunión, envíe un correo a todos los presentes con los puntos más importantes, los plazos y a quién le corresponde hacerlo.

 

¡Adiós a los chismes!

Las críticas (si no son constructivas) nunca son bienvenidas y mucho menos si alguien las dice a espaldas de otra persona. Los chismes son un arma de doble filo que corta a todo el que esté cerca: puede cortar amistades, el compañerismo e incluso puestos de trabajo. Por ejemplo, si alguien tiene fama de chismoso, probablemente no sea tomado en cuenta para un puesto de trabajo en el que se requiera discreción.

Los chismes personales tampoco valen: a nadie le debería importar si Adriana anda con Efraín o si Roberto está a punto de divorciarse. ¿Qué le aporta eso al trabajo? ¡Nada más que fricciones!

Y tampoco haga comentarios no solicitados de la apariencia de sus compañeros: no importa si están más gordos, flacos, cansados, ojerosos o si se les veía mejor el cabello largo. ¡A nadie le importa! Sustituya esos comentarios dañinos por halagos reales. Destaque lo brillante que tiene el cabello, lo lindo que se le ve ese color o los zapatos. ¡Pero solo cosas positivas!

 

No se meta en el trabajo de los demás

No hay nada peor que ese tipo de persona que cronometra el almuerzo de los demás, pasa por detrás de la computadora de forma sigilosa para saber qué está haciendo o hace comentarios acusativos frente al jefe. Si hay algo peor que un trabajador que pierde el tiempo, es uno que tenga tanto tiempo libre como para vigilar a los demás. Limítese a hacer su trabajo de la mejor forma y en algún momento, sus jefes notarán quiénes trabajan y quiénes no. ¡No es su trabajo fiscalizarlos!

 

La comunicación es la base de cualquier relación

Si tiene algún problema personal con un compañero, no lo comente con los demás. Si tiene algún desacuerdo, primero llegue a hablarlo con esa persona. A veces estamos seguros de que le caemos mal a alguien, pero puede que simplemente sea una persona callada o le cueste relacionarse con los demás.

 

Entienda las motivaciones de los demás

Todos tenemos días, semanas y meses malos. Y a veces es imposible dejar el saco de problemas afuera de la oficina. Así que si un compañero que nunca actúa de esa forma, está sospechosamente callado, irritable o simplemente distante no lo fuerce a hablar. A veces perdemos la paciencia por alguna situación que traemos desde la casa o simplemente estamos al borde de las lágrimas y lo menos que necesitamos es que nos presionan para saber qué nos pasa.

Si algún compañero está más distante o cansado de lo normal, puede decirle algo como “No sé qué te pasa, pero si ocupás hablar con alguien podés contar conmigo”. Le aseguro que se lo va a agradecer.

 

El trabajo no tiene por qué ser aburrido

El sentido del humor tiene que estar presente en la oficina y es lo que produce esa complicidad entre los miembros del equipo. Cosas simples como sacar un tema gracioso a relucir y hablar por unos 5 minutos, marcan la diferencia. También es recomendable hacer actividades de integración fuera de la oficina, en un ambiente más relajado. Puede ser un desayuno mensual, ir por un helado o ir al cine juntos.

 

Trate de conocer a sus compañeros para entenderlos mejor

Si trabajamos en una empresa grande es difícil conocer a todos. Pero podemos sonreírles en el ascensor, sostenerles la puerta para que pasen o simplemente piropearles una blusa o camisa.

Trate de entablar conversaciones cortas durante los almuerzos. Le aseguro que en la de menos, encuentra a su nuevo mejor amigo en la misma empresa.

 

Las pequeñas acciones cuentan

Si hace galletas o pan casero en su casa, lleve un poco para compartir con sus compañeros de trabajo. Pueden turnarse para que cada semana alguno lleve un postre o algo tan simple como palomitas para compartir.

 

¡No se tome todo personal!

Los jefes siempre tienen que llamarnos la atención cuando cometemos errores. Incluso, algún compañero puede demostrar en una reunión que estamos equivocados o tener una mejor idea. La clave está en no tomárselo personal. Piense que están dándole las herramientas para mejorar en su trabajo y no criticándolo a usted como persona.

 

Se felicita en público, se reprende en privado

Si tiene personal a cargo, ese debe ser su mantra. Nunca le llame la atención en público ni haga nada que lo pueda avergonzar frente a sus compañeros. Y si hace algo bien, felicítelo en público. ¡Es una enorme satisfacción para cualquier trabajador!

Ponga en práctica estos tips y verá cómo su oficina se convierte en un lugar más sano.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cargando comentarios de facebook ...

¿Gusta de más consejos como estos?
SUSCRÍBASE