Para hacer más sencilla la navegación hemos organizado el menú en éstas grandes categorías.

Buscando el balance perfecto para ser Pura Vida

Salud

¿Le caen mal los lácteos? 7 síntomas de intolerancia a la lactosa

28 de March 2019

Todos crecimos tomando leche de vaca y disfrutando las delicias de sus derivados: queso, natilla y yogurt. Pero a partir de cierta edad, más o menos de los 25 años en adelante, empecemos a perder la capacidad para procesar los lácteos.

La culpa es del mismo cuerpo, al dejar de producir la encima lactasa que ayuda al cuerpo a procesar los lácteos. Esto sucede porque el cuerpo de los humanos no está hecho para digerir la lactosa después de cierta edad.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden ser muy diferentes y en muchas ocasiones, se pueden confundir con otras enfermedades o padecimientos. Incluso, una persona puede tener diferentes grados de intolerancia a la lactosa, dependiendo del producto que consuman. Por ejemplo: la leche tiene más lactosa que el yogurt, por lo que una persona puede tener síntomas de intolerancia cuando toma leche pero no cuando ingiere yogurt.

Estos son algunos de los signos más comunes de la intolerancia a la lactosa.

 

intolerancia a la lactosa

 

Abdomen inflamado

La inflamación y el exceso de gases son una señal de que algo anda mal en el cuerpo. Estos síntomas no aparecen inmediatamente después de consumir un lácteo, sino que incluso se puede presentar hasta 4 horas después.

Los cólicos son una señal de que el cuerpo consumió algo que no está logrando digerir. Y aquí es donde aparecen los molestos gases que provocan dolor de abdomen bajo, la parte izquierda y la boca del estómago. Cuando la inflamación es excesiva, empieza a doler la parte derecha del estómago.

 

Náuseas

Aparecen cuando el organismo non puede digerir la cantidad de lactosa que se consumió. Pueden aparecer entre media hora y 3 horas después de consumir lácteos.

 

Dolor de cabeza

Normalmente los males estomacales están conectados con el dolor de cabeza. Así que es uno de los síntomas cuando se desarrolla intolerancia a la lactosa.

 

Brotes en la piel

Cuando el consumo de lactosa fue muy alto y la persona es sensible o no se da cuenta de lo que está provocando el resto de síntomas, pueden aparecer ronchas especialmente en el estómago y el cuello.

 

Exceso de cansancio

Terminar el viernes sintiéndonos muy cansados es normal. Pero si no ha hecho ejercicio ni ha tenido mucho trabajo, no es normal que se sienta agotado y sin energía.

 

Úlceras bucales

Son fuegos o lo que los abuelos llamaban “calor en el estómago”. Pueden aparecer luego de ingerir lácteos de cualquier tipo.

Diarrea

Es uno de los síntomas más comunes y que siempre nos ponen en alerta de que algo anda mal.

 

¿Cuándo acudir al doctor?

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa se pueden confundir con una intoxicación alimentaria o con haber comido más de la cuenta.

 Por eso es importante que usted empiece a ser consciente de lo que come. Y una de las mejores formas de hacerlo es empezar a anotar lo que come apenas tenga sospechas de la intolerancia. Lo ideal es que lleve la cuenta de qué tipo de lácteos consumió y si tuvo algún tipo de reacción negativa en las siguientes horas. De esta forma, se puede dar cuenta si la leche le cae mal o si es más bien la natilla o el yogurt.

 

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

Hay varias formas de obtener un diagnóstico médico: un examen especial de sangre, una biopsia intestinal (tomar una muestra del intestino) y un test de aliento, en el que el paciente consume lactosa y mide la concentración de hidrógeno en el aliento; ya que si hay una gran presencia de hidrógeno en el aliento, esto indica que el cuerpo tiene dificultades para absorber la lactosa.

 

¿Significa que debo dejar los lácteos para siempre?

Si usted es diagnosticado como intolerante a la lactosa, su médico lo mandará a evitar los lácteos por al menos 15 días y luego le pedirá que vaya incluyendo algunos en su dieta.

Los quesos maduros, por ejemplo, tienen un bajo contenido de lactosa. Pasa lo mismo con el yogurt (especialmente el descremado), ya que los probióticos mejoran la digestión en lugar de entorpecerla. Así que se trata de un sistema de prueba y error, en el que su cuerpo va a indicarle cuál es la dosis de lactosa que tolera.

 

¿Hay alguna cura?

Cuando el cuerpo pasa por un periodo sin lácteos y luego vuelven a ser incorporados en pequeñas dosis, las personas pueden volver a tolerar la lactosa.

También hay pastillas que se toman justo antes de consumir lácteos y que ayudan a las personas a procesar mejor la lactosa sin tener efectos secundarios.

 

¿Cuáles son mis opciones?

  • Como cerca de la mitad de la población es intolerante a la lactosa, el mercado ahora está lleno de opciones de quesos, leche e incluso natilla libre de lactosa.
  •  

  • Eso sí, tome en cuenta que opciones descremadas de estos productos pueden tener más lactosa que los productos enteros. Así que asegúrese de buscar la etiqueta “libre de lactosa” en el empaque.
  •  

  • Tome remedios naturales para contrarrestar los efectos negativos de la intolerancia a la lactosa. Tomar té de jengibre a diario o té de manzanilla puede ayudarle a aliviar el malestar estomacal.
  •  

  • Asegúrese de contar con el diagnóstico de un experto, ya que las alergias alimentarias de cualquier tipo pueden producir los mismos síntomas. Así que podría estar sacando de su dieta los lácteos, cuando en realidad es intolerante al gluten o a algún otro alimento.
  •  

  • Hay estudios que demuestran que la intolerancia a la lactosa se puede agravar si dejamos de consumir lácteos del todo. Por eso, los expertos aconsejan consumir quesos maduros o yogurt light para no desacostumbrar al cuerpo por completo.
  •  

  • Si ya lo diagnosticaron con intolerancia a la lactosa, recuerde que los lácteos no salen de su cuerpo de un día para el otro. El cuerpo puede tardar hasta 1 semana para terminar de limpiarse.
  •  

  • Elimine otros alimentos irritantes para el colon y el estómago como el chile picante, el café y las gaseosas. Puede que las reacciones de su cuerpo sean ante el exceso de alimentos irritantes.

 

Recuerde que todo cambio drástico en su dieta debe ser consultado previamente con un doctor o especialista en nutrición.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cargando comentarios de facebook ...

¿Gusta de más consejos como estos?
SUSCRÍBASE