Para hacer más sencilla la navegación hemos organizado el menú en éstas grandes categorías.

Creando momentos Pura Vida

Ser padres

¿Su hijo es rebelde? Estas son las razones

09 de octubre 2017

“Todo iba bien hasta los 6 años. Un día cualquiera,  David dejó de ser el niño amoroso que siempre fue y se convirtió en un pequeño monstruo que no comparte juguetes, le pega a sus compañeritos, se orina en la cama y se opone rotundamente a lavarse los dientes”.

La historia de David se repite a menudo. Muchos padres creen haber atravesado la etapa más difícil, hasta que su hijo se convierte en el niño malcriado que nadie quiere en la fiesta de sus hijos.

Y no se trata de un berrinche pasajero. De repente, el niño da señas de querer mandarse solo e incluso puede llegar a despreciar a sus propios padres.

La psicóloga María Esther Flores, asegura que no se trata de una rebeldía sin sentido; sino que ese comportamiento es el reflejo de que algo anda mal en la familia.

Estas son las razones por las que David y muchos niños más se convierten en rebeldes de un momento a otro.

 
hijo rebelde
 

Empecemos por el inicio: ¿Cómo es un niño rebelde?

Son inseguros y demandantes; son de los que se le pegan al papá o a la mamá y no los dejan irse.  También pueden demostrar rebeldía a través del rechazo a sus padres o llevándoles la contraria.

También pueden externarlo con el cambio de hábitos: si antes comían mucho, de repente dejan de comer. O si eran niños muy tranquilos, empiezan a pelear mucho en la escuela.

Los niños probablemente hagan un berrinche si no tienen lo que desean de forma inmediata. Incluso, pueden demostrarlo con síntomas físicos como volver a orinarse en la cama.

 

¿Hijo rebelde? ¡Es un síntoma!

Ningún niño es rebelde por naturaleza. Y si muestra señales de rebeldía, significa que algo anda mal en el núcleo familiar. 

La rebeldía puede ser una alerta de que a los padres les ha faltado poner límites o que no saben cómo manejar las emociones hacia sus pequeños.

Los niños también pueden tener conductas rebeldes cuando sus padres tienen problemas de índole sentimental, económico y hasta sexual.  Especialmente si se contradicen en la crianza, dan órdenes contradictorias o alguno de los padres trata de poner al niño en contra de su cónyuge.

 

Puede ser algo cíclico

Cada cierto tiempo los niños empiezan a mostrar cierta oposición a hacer tareas que ya sabían cumplir solos; como lavarse los dientes o ir al baño.

En lugar de desesperarse, los papás deben aprovechar la oportunidad para reforzar los conocimientos.  La recomendación de los expertos es no titubear y volverles a enseñar.

 

Sí: se ponen peor en la adolescencia

Los jóvenes pasan por un periodo de confusión, hormonas y desconcierto durante la adolescencia. Y nuevamente, los padres tienen otra oportunidad para afianzar la educación.

Si tiene un hijo adolescente, trate de comprenderlo; recuerde sus miedos y preocupaciones cuando tenía esa edad.

 

¿Cómo se puede corregir?

Lo primero es detectar los síntomas y empezar a ponerles límites a los niños. Los expertos recomiendan acudir a una terapia familiar para conocer las razones del comportamiento del niño.

La terapia puede ayudarle al niño a mitigar la angustia y a los papás a ser más firmes y congruentes en sus decisiones.

Al final se trata de una etapa de aprendizaje tanto para los padres como para los niños; donde lo importante no es quién se equivoca, sino más bien cómo solucionarlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando comentarios de facebook ...

¿Gusta de más consejos como estos?
SUSCRÍBASE